La piel del Color

Painting Landscape N 01- 2015 - oil on canvas - 39.4 X 27.6 in - Pintura Paisagem N 01 - 2015 - óleo sobre tela - 100 X 70 cm

Antonio Ventura
2013

Un azul que se convierte en violeta.

Un rojo que se trasforma en naranja.

Un amarillo que deviene en verde.

Los colores conversan en un diálogo que contiene el silencio.

Una música de acordes sucesivos, pautados, armónicos se escenifica en un ámbito que produce una atmósfera en envuelve al visitante.

Aquí, no hay formas, no existen estructuras a las que asirse.

La mirada, necesariamente, ha de deslizarse por los colores que esperan y acogen la mirada del observador.

La musica que producen llega de manera nítida al espectador. Éste, solo debe permancer atento a las vibraciones de tono, de intensidad, de saturación.

No hay contrastes. Al contrario que en el jazz, las notas sincopadas están ausentes, pero la melodía discurse de forma armónica ante la mirada del viajero.

Uno tras otro, los escenarios de color se suceden. Rectángulos y cuadrados, como ventanas a un mundo sutil y silencioso —La música callada, la soledad sonora…, que diría Juan de la Cruz— se abren a los ojos sorprendidos del usuario.

Esos escenarios de color invitan al silencio, el mismo que preside la quietud serena del estudio del artista.

Cuando uno se aleja de esas ventanas de color, la composición vibra, como un mínimo acorde, hasta volverse a definir en nuevos tonos, en nuevos matices. Por ello, no se trata de una pintura de contemplación inmediata, requiere de la misma paciencia que el artista empleó en su elaboración.

Cuando uno se acerca, despacio, a un cuadro, descubre que esos horizontes cromáticos sin fin, en los que la vista se adentra, no responden a trazos horizontales, como parecería lo pertinente, no. El pintor, en sucesivas capas de color, cada vez más livianas hasta las últimas, casi transparentes, ha desarrollado una técnica en la que, en sentido vertical, ha ido peinando con brochas de gran formato, casi como si de una varicia se tratase, el pigmento hasta convetirlo en piel. Una piel, la del color, que el visitante necesita tocar. Acariciar con los dedos esa piel del color, y descubrir que, en esa esperiencia estética, que siempre es la contemplación de una obra pictórica, el sentido del tacto es aquí necesario, y la completa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s